Los niños también sufren el ictus