El tabaco puede producir daños en el cerebro